Educación
Plataforma abc

La Escuela Agraria de Chivilcoy ganó un concurso y fue premiada con una estación meteorológica

Alumnos de 4to, 5to y 6to año lograron sintetizar los conocimientos aprendidos sobre el uso responsable de agroquímicos y las buenas prácticas agrícolas luego de una jornada.
14 Noviembre, 2017

En una lámina los chicos de la Escuela Agraria de Chivilcoy supieron resumir los conocimientos adquiridos sobre las buenas prácticas agrícolas y el uso responsable de agroquímicos. Fueron los alumnos de 4to, 5to y 6to año los que realizaron el trabajo. De los tres cursos fue seleccionado el de 5to, que compitió con otras escuelas de todo el país para obtener el premio del Programa Sembrando Conciencia.

“Del programa llegaron a la escuela y realizaron una jornada intensiva de capacitación a los alumnos de los últimos años”, cuenta la directora Agustina Guaraglia sobre la propuesta que vincula a entidades como Syngenta, Fundación Argen-INTA y FEDIAP y que se desarrolla en todo el país. “Luego de eso, los afiches tuvieron que expresar lo que habían aprendido. Y de esas láminas se eligió la de 5to, que compitió con escuelas de todo el país”.

Una vez superada la instancia interna, los chicos fueron seleccionados entre los seis mejores y pasaron a la etapa final. La definición se dio vía web, donde la lámina que más votos recibía se consagraba ganadora. Los chicos y toda la comunidad de la escuela realizaron una campaña de difusión vía redes sociales y mensajes de WhatsApp. “Participaron no sólo vecinos de Chivilcoy, sino también de localidades como 9 de Julio y Alberti”, dice Guaraglia sobre la instancia que los consagró como ganadores de una estación meteorológica.

“El premio nos sirve para realizar futuros proyectos. Cuestiones como el control de variables, predecir y obtener diferentes datos es de utilidad para diversos trabajos.” Para Guaraglia el logro implica que “los alumnos son sujetos con capacidad de poder hacer y lograr lo que se proponen. También es muy importante porque se vinculan con el medio socio productivo y diferentes organizaciones del agro, lo que contribuye con el proceso de enseñanza aprendizaje”.

Finalmente, la directora resaltó la felicidad de los chicos: “lo más gratificante es verles la cara al darles la noticia y saber que se ponen contentos porque van a tener un instrumento para poder realizar más proyectos. Un gran incentivo para ellos”.